¿Qué es la Psicoterapia?

¿Qué es la Psicoterapia?

En numerosas ocasiones nos encontramos con situaciones que se nos repiten sin poder darle respuesta, con modos de relación en nuestro día a día que no nos proporcionan la satisfacción que esperábamos, fracasos continuos que nos dejan sin fuerzas, problemas de adicciones, de alimentación, largos períodos de depresión, miedos, ansiedad constante y otros tipos de síntomas.

La psicoterapia se convierte en una oportunidad para aliviar las tensiones y abrir las puertas a los cambios deseados, siendo el espacio idóneo para poder pensar, elaborar y poner palabras a todo lo que nos genera sufrimiento en las diferentes etapas de nuestras vidas.

A medida que se avanza en el proceso terapéutico, la persona adquiere una mayor comprensión de sí misma, mayor confianza y capacidad para gestionar sus emociones, un verdadero crecimiento evolutivo que se verá reflejado con el tiempo en cambios positivos y concretos y en la mejora de la calidad de vida.

¿Para quién?

¿Para quién?

El dolor psicológico, al igual que puede manifestarse de muchas formas diferentes, también puede aparecer en cualquier edad, pudiendo dirigirse el espacio terapéutico a:

La infancia es el periodo inicial de la vida. donde se produce el descubrimiento del mundo y de las relaciones con uno mismo y con sus semejantes. Es el momento crucial del desarrollo, crecimiento y transformación más importante de la historia de un niño con su propio cuerpo y de su constitución subjetiva, que se establece con el sentir y reconocimiento de las propias sensaciones y emociones.

A veces son manifestaciones que pueden hacerse difíciles para las personas que se encuentren a su alrededor, pero también para él mismo, ya que son las únicas maneras que tienen de decirnos y expresar su malestar. No es habitual que el niño nos diga de qué sufre, cuáles son sus sentimientos, miedos o frustraciones.

Padres de niños pequeños consultan preocupados por conductas que no comprenden o que marcan a ese niño como “diferente”, muchas veces desbordados por las exigencias de un niño pequeño que todavía no puede poner en palabras sus angustias. En otras ocasiones, es un profesional o un docente el que ha dado la voz de alarma y con cierta frecuencia ha rotulado a ese niño.

Este malestar, con diferentes orígenes para cada caso, tiene numerosas formas de manifestarse y puede dar lugar a dificultades en las relaciones de su entorno más próximo como en el hogar, escuela, grupo de iguales y sobre su propio desarrollo. 

 La consulta a un psicoterapeuta infantil nos ayuda a poder descifrar el conflicto y conocer las dificultades por las que el niño se ve acompañado en su día a día. 

LOS PADRES CONSULTAN PRINCIPALMENTE POR:

  • Enuresis/Ecopresis
  • Trastorno en el sueño
  • TDAH
  • Hiperactividad
  • Problemas de aprendizaje
  • Enfermedades psicosomáticas como (alopesia, vitíligo, problemas en la piel)
  • Problemas de conducta
  • Rabietas
  • Trastornos oposicionista desafiante
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Transtorno generalizado del desarrollo
  • Trastorno del espectro autista
  • Fobias
  • Trastornos en el lenguaje
  • Bullying 

La adolescencia es el momento de transición entre la niñez y adultez más próxima. Es donde nos despedimos de nuestro cuerpo infantil para caminar hacia la edad adulta, por lo que podemos tomar la palabra “cambio” como clave en estos momentos, ya que son observables tanto a nivel físico, psíquico, emocionales y sociales.

La adolescencia se asemeja a un proceso de duelo, es el momento de definición de la propia identidad donde el cuerpo ocupa un lugar real en el que  acontecen cambios, pérdidas y conflictos que son necesarios para pasar a otro momento de la vida y crecer, donde las responsabilidades y toma de decisiones empiezan a tomar un lugar en nosotros que antes no tenían.

En esta etapa, las relaciones familiares son las que más sufren. El conflicto entre la independencia que se busca en este momento y las normas a las que deben adecuarse por parte de sus padres generan numerosos conflictos que a veces no pueden afrontar por si solos. 

La terapia en adolescentes permite que estos puedan sentirse entendidos y escuchados de una manera que no consiguen en otros ámbitos de su vida, por lo que el trabajo psicoterapéutico en este momento suele obtener resultados favorables por la colaboración y disposición que presentan durante el proceso.

ALGUNAS DE LAS PROBLEMATICAS MÁS COMUNES QUE EMERGEN DURANTE LA ADOLESCENCIA SON:

  • Dificultad en los estudios
  • Problemas de aprendizaje, comunicación y/o lenguaje
  • Ansiedad y depresión en el adolescente
  • Trastorno de la conducta alimentaria
  • Timidez y habilidades sociales
  • Problemas por abuso de alcohol y sustancias
  • Conductas agresivas
  • Miedos no superados
  • Conflictos en las relaciones familiares
  • Separación o divorcio de los padres
  • Problemas con su sexualidad.
  • Bullying

Las diferentes situaciones y experiencias que atravesamos a lo largo de la vida pueden remitirnos a sentimientos y sensaciones negativas que nos dificultan el funcionamiento en el día a día.

Los interrogantes relacionados con la familia, la paternidad, el trabajo/profesión y la pareja, pueden suscitar cuestionamientos que generan conflictos internos y externos que provocan malestar y sufrimiento.

La psicoterapia ofrece un espacio terapéutico para acompañar a la persona a reflexionar, identificar y elaborar aquello que le produce malestar, poniendo en palabras sensaciones, emociones y necesidades que, de otro modo, no hubieran podido ser traídas a la conciencia. De este modo, se identifican problemas que puedan estar obstaculizando decisiones y elecciones propias.

Algunos de los motivos más frecuentes de consulta son:

  • Duelos
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Estrés
  • Ataques de Pánico
  • Trastornos del sueño
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Adicciones
  • Problemas en las relaciones sociales

“Si planteamos al niño como un ser en construcción donde su aparato psíquico está en estructuración y formación continua, las posibilidades de intervención y cambio son muy favorables.”

“Los niños se expresan constantemente y de muy diversas formas como por ejemplo a través del juego, del dibujo o a través de sus conductas y sin necesidad de mediar la palabra.”

 “La salud física nos separa de las cosas, mientras que la salud mental nos separa de las personas”

“La adolescencia y reconstrucción de la propia identidad van de la mano. La separación y pérdida del niño que se deja de ser para convertirse en un adulto con sus propios deseos,  algunas veces se hace difícil y los conflictos familiares pueden ocupar un lugar importante.”

“Si planteamos al niño como un ser en construcción donde su aparato psíquico está en estructuración y formación continua, las posibilidades de intervención y cambio son muy favorables.”

“Los niños se expresan constantemente y de muy diversas formas como por ejemplo a través del juego, del dibujo o a través de sus conductas y sin necesidad de mediar la palabra.”

“La salud física nos separa de las cosas, mientras que la salud mental nos separa de las personas”

“La adolescencia y reconstrucción de la propia identidad van de la mano. La separación y pérdida del niño que se deja de ser para convertirse en un adulto con sus propios deseos,  algunas veces se hace difícil y los conflictos familiares pueden ocupar un lugar importante.”

¿Tienes alguna duda? Ponte en contacto con nosotras

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Cookies de Terceros

Usamos cookies de terceros con servicios, también garantes de tu privacidad, que analizan tus usos de navegación para que podamos mejorar los contenidos, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales y el formulario de comentarios.

1P_JAR, APISID, CONSENT, HPSID, NID, SAPISID, SID, SIDCC, SSID

Analytics

_fbp, _ga, _gid,

Other

Ir arriba